Pages - Menu

viernes, 5 de abril de 2013

Intemperie




A veces no me resulta nada fácil comenzar una reseña. Espero con las manos quietas sobre el teclado la súbita aparición de esa imagen, única e inconfundible, que sepa conducirme hacia lo que quiero decir. Otras veces, en cambio, la reseña ya está escrita antes incluso de habérmela siquiera planteado. Eso es lo que ocurre con Intemperie (Seix Barral, 2013), esa primera novela de Jesús Carrasco que está siendo vendida por editoriales de todo del mundo como si se tratara de una obra maestra. Si leemos la solapa de contraportada, escucharemos distintas voces que nos hablarán de “un hermoso debut”, “una novela increíblemente conmovedora y poderosa”, “un autor sobresaliente o “uno de esos libros que te cambian al leerlos”, como se atreve a afirmar la editora original. Dicho esto, os equivocáis si creéis que estoy haciendo la pelota a esos editores y críticos que se llenan la boca con adjetivos grandilocuentes o promesas de una lectura reveladora. Al contrario. Me permito el lujo de enunciar dichos calificativos para deciros que este libro es solo eso: un adjetivo. Un adjetivo que ha perdido su significado para convertirse en un simple unidad sintáctica. Porque Intemperie, lejos de ser lo que se anuncia con bombo y platillo, no pasa de intuirse –es decir, ni tan siquiera es– como un ejercicio de virtuosismo léxico al servicio de un concepto muy discutible de la literatura. Aquel que reclama a los autores que concentren toda su atención en la riqueza léxica del texto y en la musicalidad de las palabras escogidas para construir su historia, dejando en un plano muy secundario el sentido que pretenden darle a la misma.  

La novela relata la fuga de un crío hastiado de las inclemencias de la vida en el campo a través del llano extremeño, en el cuál aprende –y por ende nosotros– lo que es un cotillo, que las hojas de llantón y de caléndula fritas constituyen un alimento nada despreciable y cómo se viste a un burro de carga con albardones, arpilleras y mandiles. Aparte de todas esas palabrejas, que nos recuerdan a Los santos inocentes, de Miguel Delibes, o a La familia de Pascual Duarte, de Camilo José Cela, no hay ninguna otra cosa útil que sonsacar de esta novela fallida. Ni siquiera ese misterio tan terrible que conduce al chico hacia la fuga. El ritmo es lento y pesado, el argumento previsible y oportunista, y el escenario se come al protagonista y al resto de personajes para dejar al paisaje como único elemento vivo y creíble. Algunos críticos reconocerán que sí, que tal vez el inicio es lento, pero luego replicarán que la historia es exponencial, que va cogiendo cuerpo en cada página –menuda novedad– y que los hechos que se descubren al final de la novela la justifican plenamente. Otros utilizaran los adjetivos mencionados anteriormente o se inventarán otros. Pero ninguno sabrá explicarme que sentido tiene esta novela más allá de hacer ganar cuatro duros a sus responsables.

En fin, no voy a extenderme para no perder aún más tempo con esta novela. Solo me queda citar las referencias literarias que nos aporta la editora original para ilustraros la tremenda decepción que me he llevado con  Intemperie. “Estamos ante la riqueza de Miguel Delibes y la fuerza de Cormac McCarthy”, afirma categórica. Y se queda tan ancha. O una frase contenida en el texto de contraportada: la presencia de una naturaleza inclemente hilvana toda la historia hasta confundirse con la trama. Pues bien. Ahí está el error. Si confundimos los alisos, las caléndula y el sol abrasador del verano extremeño con una trama estamos ante una historia pobre e inconsistente. Si confundimos a Jesús Carrasco con Miguel Delibes o Cormac McCarthy, adolecemos de ceguera editorial.

Que me perdone el autor por estas palabras tan áridas, pues su novela no deja de ser –sin menoscabo de lo dicho anteriormente– un punto de partida para plantearse nuevos y mejores proyectos literarios. En cuanto a la editorial, entiendo que ha decidido aprovechar el hecho de que nos sintamos un tanto huérfanos de autores españoles verdaderamente brillantes para “fabricar” un autor revelación, poniendo para ello toda su maquinaria en marcha: edición, marketing, ventas, distribución, foreign rights etc.. El resultado será que un libro mediocre conseguirá muchas más ventas de las que se merece su peso específico, que la segunda novela del autor será acogida con dos dedos por parte de los lectores, que las editoriales extranjeras no volverán a publicar a Jesús Carrasco, y que el público español no solo seguirá sintiéndose huérfano sino también hastiado de tanta falsa promesa.  

Mi recomendación es que no os gastéis el dinero en este libro, que no están los bolsillos ahora como para perder lo poco que les queda en decepciones literarias. Por eso os recomiendo que volváis a leer El principito. Es una lectura que nunca falla.

             




Si no te ha gustado Intemperie, tal vez te gustarán:

John Fante
Anagrama

John Williams
Baile del sol

Julian Barnes
Anagrama

Todos los caballos hermosos
Cormac McCarthy
Mondadori

15 comentarios:

  1. Gracias por la crítica y tu sincera recomendación, Karenin.
    Los que te seguimos lo tendremos en cuenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por formar parte de la Jauría Lectora y valorar nuestra recomendación. Un saludo

      Eliminar
  2. bueno, al fin veo una opinión que se aproxima un poco a lo que yo he leído en esta obra. Un ejercicio brillante pero que no consigue despegarse del calificativo ejercicio. Lo cual no es malo porque de calificativos va sobrada, y de sinónimos.
    Creo que no va a despuntar tanto como dijeron, ya pasó mas veces y, si este autor no pega fuerte con algo bueno en su siguiente obra... se quedará en Monteagudo en lugar de aproximarse a Delibes.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Tus palabras me recuerdan los largos y tendidos debates que he mantenido con mientrasleo sobre la novela. Efectivamente habrá que ver lo que viene a continuación. Desde mi punto de vista, no tiene comparación posible con Cormac McCarthy, porque, como bien dices, aquí el protagonista es el paisaje. Pero, lo que realmente me "molestó", por decirlo de alguna manera, fue la sumisión de los personajes (y su relación con Dios..todo es demasiado lineal)y la repetición de la palabra "llanura" una y otra vez.

    Me parece que he venido para quedarme. Un saludo,

    ResponderEliminar
  4. Mientrasleo, Offuscatio, gracias a ambos por valorar mi reseña. Estamos de acuerdo entonces que Intemperie vale muchísimo menos de lo que vende. Para mi se trata de una jugarreta editorial: editor coge un manuscrito más o menos vendible, lo llena de adjetivos, lo viste de oro, corre la voz en Frankfurt, y luego pone a lo de prensa y marketing a trabajar a destajo, para que salgan reseñas positivas en los medios "amigos". Claro, quien va a atreverse a criticar a Babelia si dice que estamos ante una gran obra? Pues a mi, como a vosotros, me parece que tanto adjetivo, sobre todo lo que han utilizado los editores para describir su novela, va a jugar en su contra.

    Un saludo a los dos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Karenin,
    Yo lo leí del tirón y no me pareció una mala lectura. De que está inflado con intenciones comerciales no me cupo la menor duda. No vi ni a Delibes ni a McCarthy, grandes nombres que no están a la altura de Carrasco y con el mismo propósito de vender. Se le alaba el uso del que a mí a veces me pareció forzado y algo descontextualizado. Sin embargo, he de decir que la leí del tirón y a pesar de los pesares me mantuvo entretenido un raro :) Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Yossi Barzilai. No le niego a Jesús Carrasco su buen manejo del lenguaje, y le reconozco que Intemperie es un buen punto de partida. Lo que me molesta es ese editorial afán de vender obras normales como maestras. Puede ser contraproducente.

      Gracias por pasarte por aquí y compartir tu opinión con nosotros. Serás siempre bienvenido.

      Eliminar
  6. Me encantó intemperie. Me pareció magnifica. Me conmovió. Me llegó al corazón. Siento que a ti no....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por acercarte a la Jauría Lectora. Aunque parece que no sentimos lo mismo al leer Intemperie :) Espero que más adelante coincidamos en otras lecturas. Saludos.

      Eliminar
  7. Creo que en este blog aprenderé un montón. Ya me tienes como lector. La reseña me parece magnífica, aunque no estoy de acuerdo con ella. A mí, como comenta Yossi, la novela me mantuvo en vilo, y llegó a emocionarme. Es cierto que las solapas le hacen un flaco favor a la obra, por cuanto sitúan al lector ante unas expectativas a las que no llega. Pero no creo que tal asunto pueda ir en el debe de Jesús Carrasco, sino en el de la editorial que, me imagino, necesitará vender libros a destajo, para entendernos.
    Creo que el modo en que el fondo de la historia se va descubriendo, todo el asunto de la España profunda e intemporal, incluso cierto tono casi bíblico, del que no se ha hablado, sitúan a esta obra en un lugar no precisamente mediocre.
    ¿El uso del lenguaje -ese supuesto preciosismo que comentas- eclipse el contenido de la narración? A mi modo de ver, en absoluto. No creo que se traten de fuegos artificiales, por el contrario creo que aquí estamos ante una enorme laguna (hablo por mí) de quien es urbanita y ha perdido ya toda la riqueza de las palabras que definen el mundo rural. Si he tenido que acudir mucho al diccionario no ha sido para atisbar el significado de los adjetivos, sino de una serie de sustantivos, cuya semántica tiene que ver con plantas y tareas propias del mundo agrícola.
    Respecto del uso de abundante y quizá abusivo de los adjetivos, no tengo mucho decir, salvo que puede haber errado, pero creo que están muy meditados para crear con ellos una determinada atmósfera.
    Es decir, y en resumen, Intemperie no es tanto como se nos ha pretendido vender, pero no me parece tan poco como vienes a decir.
    De todos modos, es de agredecer una voz independiente y limpia que sea capaz de argumentar con tanta precisión y variedad su postura. Así entiendo la tarea crítica, la que de verdad puede ayudar a los lectores. Además, en caso de lecturas comunes, como es el caso, provoca una reflexión y un contraste con las propias conclusiones.

    ResponderEliminar
  8. Te agradezco mucho tu comentario. Yo también pienso que la tarea crítica debe ser precisa y fundamentada, pues de otra manera nos metemos en el cenagoso mundo de la opinión. Esta claro que no estamos de acuerdo en la valoración de Intemperie, pero creo que ambos exponemos bien los motivos que nos impulsan a pensar de manera diferente, y por lo tanto ambas perspectivas son igual de válidas. Por eso me siento privilegiado al contar con tu presencia en la Jauría Lectora.

    En cuanto al libro, no es que no le vea contenido, porque toda novela lo tiene, sino que lo encuentro simplón y trillado, o simplón por trillado. Una historia que podía ser contada con mucha más economía de palabras. Toda la energía que ha gastado Carrasco en cuidar su lenguaje podría haberla utilizado para darle más matices. A veces esos matices no dependen de un adjetivo o un sustantivo, sino de saber crear imágenes y situaciones. En fin, de nuevo te reitero mi agradecimiento y te animo a volver.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Karenin, por refrendar todos y cada uno de los puntos de mi propia opinión; por compartir, ahora, la decepción enorme que me ha supuesto acercarme a esta novela, y por destapar el gigantesco fraude que hay tras el marketing de la editorial. Jamás volveré a confiar en ella. Enhorabuena por la reseña; pocos lo hubieran dicho mejor y con más acierto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias atrasadas, Manuel. Por tus palabras y por hacerme saber que no todo son alabanzas detrás de este libro. Coincido en mi crítica con muchos otros blogueros, pero en cambio en los medios solo se habla en positivo, como si la rueda del marketing no fuera a parar nunca. En fin, veremos como sigue la trayectoria de Carrasco. Un abrazo y gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar
  10. Acabo de descubrir tu blog! Creo que te enfadarías se leyeses lo que escribí sobre Intemperie.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues voy a leer tu crítica, a ver qué dice. Y si te parece, luego lo discutimos. Un saludo y gracias por acercarte a Jauría Lectora (por cierto, puedes también seguirnos a través de FB)!

      Eliminar